jueves, 24 de octubre de 2013

MIGAS DE SÉMOLA

Este, es un plato típico de Almería y creo que en Málaga también las hacen. 
En Almería, en las casas, las solemos hacer cuando llueve, porque allí, llueve muy poco, así que el día que caen tres gotas, la harina de sémola desaparece de las tiendas. 
Ahora con las grandes superficies, es más fácil encontrarla, incluso la marca " La catalana" que es una sémola muy muy fina y la que nos hemos comido toda la vida. Pero vaya esta tampoco está nada mal. Al venirme a vivir, a Osuna, cuando me volvía de las vacaciones, le parecía a Paco Martínez Soria, cuando iba del pueblo a la ciudad a ver a sus hijos, pero al revés, jajaja veníamos cargados de todo: patatas, pimientos, tomates, harina, ........era para vernos. Ahora ya, lo único que no me traigo, es la harina que la encuentro en el mercadona, jajajaja todo lo demás, una supercarga, ( a ver, de todo encuentro aqui, pero esas patatas de ojo de perdiz.... esos tomates raf..... esa verdura... aquí no la encuentro )
En los bares, se suelen poner de tapa los fines de semana, ( al menos cuando yo estaba allí, ahora no sé si todos los días, o no) 
Venga, os digo cómo se hacen.


                              



INGREDIENTES (para 4 personas)

- 3 1/2 vasos de harina de sémola
- 3 1/2 vasos de agua
- aceite de oliva
- ajos
- pimientos
- sal
- engañifa: tocineta



                                 

Freímos los pimientos a tiras.


En el mismo aceite, pasamos la tocineta


Preparamos la harina en una fuente, para que luego la podamos echar sin agobios.


En la olla donde vamos a preparar las migas, ( o sartén ) ponemos aceite limpio ( o también puedes poner el aceite de freir los pimientos y tocineta) y freimos muchos ajos. ( haga los que haga siempre faltan, jajaja)

 Bueno vamos a ver,
Explico el punto de las migas, la correspondencia es 1 vaso agua a 1 vaso de harina, con lo cual, al poner aceite, tendríamos que descontar la misma cantidad de aceite al agua, pero yo no lo mido, a ojo, calculo y prefiero descontar muy poca agua, porque así me salen más esponjosicas, como abizcochadas. Si ya veo que me he pasado con el agua, y no hay manera de que se cuezan,  le voy añadiendo más harina durante la cocción.
Así que, una vez fritos y retirados los ajos,

                                

 ponemos los casi tres vasos de agua, que empezarán a hervir rápidamente, ponemos sal, un buen puñaico, y a continuación la harina .



Ahora bajamos el fuego, mezclamos bien, para que se integren bien el agua y la harina,


Movemos con espátula de madera, y vamos rompiendo la harina con la espátula, hasta que quede pues eso, como migas. 


Si lo hicieramos en sartén de las de toda la vida, tendríamos que mover, y mover, y mover, y picar la harina y mover, .. pero yo tengo unas ollas, perfectas, que apenas tengo que tocarlas. Las tapo y de vez en cuando levanto, muevo, y listo.
Y servimos , para disimular, he preparado una ensalada también, jajaja


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te agradezco mucho tu visita a mi casa y me encanta que me dejes tu opinión. Besos.