lunes, 14 de abril de 2014

ROSCOS FRITOS DE LA ABUELA

Foto infrarrojos mía. Estoy congelá jeje, que poquito carlorcillo 


Qué ganas tenía que llegara la S. santa para comer estos rosquitos. Qué bien huele la casa¡¡¡ 
En Almería , la tradición de hacer estos roscos en Semana Santa. Y me gusta muy poco la tradición porque parece que cuesta trabajo hacerlos fuera de temporada. jajaja 
Aunque esta receta es de mi suegra, mi madre también los hacía y tengo tan buenos recuerdos. 
Después de salir de los oficios del miércoles santo, nos íbamos a casa de unas amigas de mi madre, que tenían una mesa de cocina de mármol blanca y era inmensa, y ellas amasaban y yo me unía cuando empezaban a llenar aquella gigantesca mesa de roscos. Nos lo pasábamos muy bien, porque estas dos hermanas eran la mar de divertidas, y a mi me encantaba estar entre personas mayores, aprendiendo siempre de más, jeje 
Con mi suegra, yo ya era mayor, y cuando ella los hacía, yo solía estar trabajando , así que llegaba ya cuando estaban recién terminados de freir y me comía tres o cuatro, calenticos, ummm que ricos. 

                                 


INGREDIENTES 

- 1 vaso de aceite de oliva ( de los de agua)
- 1 vaso de zumo de naranja
- 1 vaso de azúcar
- 4 huevos 
- 4 gaseosillas el tigre o similares ( una por cada huevo)
- ralladura de una naranja y un limón
- harina de repostería ( la que admita, se suele llevar un kilo y un poquillo más.) 

 

Batimos los huevos con el azúcar durante al menos cinco minutos para que mezclen bien y cojan volumen.
( este es el barreño que sólo uso para los roscos)


Añadimos las raspaduras. Mezclamos
Añadimos el zumo de naranja y mezclamos.
Añadimos el aceite y mezclamos.
Mezclamos la harina con las gaseosas, y se cierne encima de toda la mezcla.
Amasamos y amasamos, hasta que tengamos una masa que no esté dura y que quizás se nos pegue un poquito en las manos.
La tapamos con paños de cocina  y la dejamos reposar un par de horas o tres.


Aceitamos una superficie donde vamos a ir poniendo los roscos. 
Nos ponemos aceite en las manos y vamos formando los rosquitos: hacemos una tira, se aplasta se dobla y se cierra formando el rosco.
Cuando ya tenemos unos cuantos, ponemos una olla grande y honda, y ponemos aceite de oliva, o mitad oliva mitad girasol o todo girasol... eso al gusto. Yo pongo todo de oliva




Al principio tiene que ponerse el aceite fuerte, y freímos un trocillo de pan , una corteza de limón y se sacan. pero cuando los vamos a poner lo bajamos a fuego medio-bajo, ( en mi vitrocerámica de inducción al 4 de 9 ) para que se haga bien por dentro y crezca en la olla.  Cuando los echamos, caen al fondo y poco a poco van subiendo y poniéndose grandes. Si no crecen o se fríen muy rápido, es que el aceite está muy caliente.



Sacamos con unos palillos chinos se manejan estupéndamente. Se ponen sobre papel de cocina para que pierdan el aceite sobrante y se pasan por azúcar con canela.  




Cómo me gustan estos roscos ¡¡¡¡




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te agradezco mucho tu visita a mi casa y me encanta que me dejes tu opinión. Besos.